Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

922800000/669874116

 

Situada en el casco de Vallehermoso, concretamente en la Plaza de la Inmaculada Concepción, la historia de este templo es, sin duda, la más lamentable de todos los que de su género se han dado en la isla.

La fábrica inicial parece que data del siglo XVI. Fue arrasada varias veces por incendios y avenidas de agua.

El templo actual fue construido entre 1814 y 1910. De estilo neogótico, su planta es en forma de cruz latina. Consta de tres naves rectangulares con cinco capillas adosadas y cubiertas a dos y cuatro aguas. Cabe destacar lo singular de una escalera de caracol por la que se accede al coro y al campanario.

En el retablo principal, entre otras, está la imagen de San Juan Bautista. La imagen del Cristo en la Cruz que hoy en día está en la iglesia, fue rescatada de un incendio y restaurada posteriormente.
Finalmente, en Junio de 2010 se han finalizado las obras de rehabilitación del templo que han devuelto elegancia y majestuosidad al edificio y a la plaza de acceso. De entre todas las referencias escritas que hay sobre la Iglesia de San Juan, rescatamos las siguientes notas clarificadoras del viajero Carballo Wangüemert (hacia 1865): "Es digna de ser visitada su Iglesia, porque en ella adivina el viajero la historia del pueblo. En su recinto se comprende que Vallehermoso tuvo grandes aspiraciones y que no pudo cumplirlas; que debió ser rico por circunstancias especiales, pero que estas circunstancias pasaron antes de que estuviese terminada la obra de su engrandecimiento. El edificio es inmenso, tal vez el de mayores proporciones que hemos visto en Las Islas Canarias. Las paredes sólidas, gruesas y altas y la arquitectura gótica-bizantina; pero no está concluida de esta gran obra más que el presbiterio, que constituye hoy la verdadera iglesia. Y esto se explica fácilmente; la obra se emprendió en la época en que Tenerife y las demás islas de este archipiélago hacían con Inglaterra el gran comercio de los vinos y fue entonces Vallehermoso rico, porque poseía extensos viñedos y quiso levantar un monumento que diera testimonio de esta riqueza y comenzó la obra y la llevó muy adelante. Pero pasó el comercio de los vinos, faltó la riqueza y la obra se quedó en el estado en que se encontraba".